Política de Cookies

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra página de: Política de Cookies.

Soy ….

Soraya Cronista compulsiva. Periodista por vocación y de formación. Consultora NTIC por experiencia. Mi pasión es mi hija. Me gusta el café. Más sobre mí.

RSSTwitterFacebookLinkedinYoutubegoogleplus

Suscríbete al blog!

RSS

Sólo tienes que incluir tu dirección de email y pulsar ok. Recibirás los nuevos post en tu correo.

………. O vía Rss

Soraya Paniagua

Hemeroteca

Mis Favoritos en Twitter

13 septiembre, 2011 Posted by sorayapa Publicado en Lo que pienso, Medios Sociales / Periodismo
4 comentarios

El oficio del periodista en la era de los Medios Sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

iPhone, herramienta imprescindible para el nuevo periodistaLa crisis que vive la profesión periodística no sólo tiene que ver con números rojos, despidos y estructuras empresariales. En la era de la Revolución Digital el ciudadano se erige como creador y distribuidor de noticias, no sólo consumidor. El poder de la información ya no se concentra alrededor de las grandes corporaciones mediáticas, ahora el poder lo ejercen las personas a través de la Red. El auge de los Medios Sociales supone el cuestionamiento del propio oficio de informar. Estamos asistiendo a una mutación sin precedentes en el ejercicio de la profesión.

Hoy terminé de leer  “Los cínicos no sirven para este oficio”, un libro que recoge las reflexiones que hacía el gran  RyszardKapuściński, en noviembre de 1999, sobre el periodismo y los medios de comunicación. Lean y recordarán cómo era el mundo hace doce años:

“La mayor parte de los espectadores de la televisión reciben de forma muy pasiva lo que ésta les ofrece. Los patronos de los grandes grupos televisivos deciden por ellos qué deben pensar… El problema de las televisiones y, en general, de todos los medios de comunicación, es que son tan grandes, influyentes e importantes que han empezado a construir un mundo propio, un mundo que tiene poco que ver con la realidad…Porque el objetivo de todos los grandes grupos de comunicación  no es el de ofrecer una imagen del mundo, sino el de no ser desbancado por otros grupos.”

En noviembre de 1999,  tras más de una década de trabajo por diferentes medios de comunicación, mi vida profesional, como periodista, dio un giro radical. Entré a formar parte de la redacción de Terra Networks (portal de Telefónica que salió a bolsa ese mismo mes). Supe, desde el principio, que no había vuelta atrás. Entendí, como otros compañeros de profesión, que Internet lo cambiaría todo. Dejé de ser cronista para convertirme en Product Manager.

Hace doce años,  mientras el maestro Kapuściński criticaba el tremendo poder adquirido por los medios de comunicación, Internet comenzaba a escribir el final de ese mismo poder.

Las grandes corporaciones mediáticas se desploman. Hace unos días,  Prisa confirmó su Plan de Eficiencia Operativa que supone un recorte de 2.500 personas. El grupo ha sufrido una caída del 81% en sus beneficios hasta junio. El diario Público anunció el despido del 20% de su plantilla.  El Economista comunicó un ERE temporal para todos los trabajadores. Las cifras de Vocento son una ruina, la compañía vale menos de 300 millones de euros (en 2006, cuando salió a Bolsa,  su valor era de 1.875 millones)… Son los últimos titulares de la grave y profunda crisis que, desde 2008, viven los medios de comunicación españoles (y mundiales, por supuesto).*

La ecuación es sencilla y lógica. Internet es gratis, los ciudadanos se mueven a  la Red, menos audiencias para los medios tradicionales, menos publicidad, menos ingresos.

El poder del ciudadano

Pero la crisis no sólo tiene que ver con números rojos, despidos y estructuras empresariales. No, el auge de los Medios Sociales supone el cuestionamiento del propio oficio de informar. Estamos asistiendo a una mutación sin precedentes en el ejercicio de la profesión. Ahora la información está en Youtube, Facebook, en Twitter o en los blogs. El ciudadano se erige como creador y distribuidor de noticias, además de consumidor. El poder de la información ya no se concentra alrededor de las grandes corporaciones mediáticas, ahora el poder lo ejerce el ciudadano a través de la Red.

Este nuevo siglo, el de la Revolución Digital, ha dotado a las personas de un poder nunca antes conocido, la posibilidad de lanzar su mensaje de forma global, multidireccional  y  en tiempo real .  El tsunami de Japón,  la revolución en Túnez,  las protestas de los indignados en España… Todo se narra, se fotografía y se graba en vídeo. Todo se sube inmediatamente a las redes sociales. Miles de ciudadanos, en todo el mundo,  generando millones de piezas de información y, además, con finísimos Smartphones que caben en un bolsillo.

Es lógico el desconcierto ! Es lógica la crisis de identidad! Un buen día apareció WikiLeaks y descubrimos que la verdad puede ser revelada. Un concepto simple, un sitio web seguro y confidencial donde las personas pueden depositar información reservada y  ser publicada. Una idea de JulianAssange que ha puesto en evidencia la manipulación y  el “clientelismo” del periodismo empresarial. Hubo reacción, muchos periodistas inquietos fuimos a las plazas bajo el lemas de “Periodismo Real Ya” durante las protestas del 15m.

Estamos en el camino de la transformación. Somos espectadores y, a la vez, protagonistas de los profundos y vertiginosos cambios que están sacudiendo la profesión.

Comencé en este oficio allá por el 88 (1988), cuando aún se escribía con máquina de escribir y papel de calco (para hacer dos copias!).  Fui plumilla, productora de radio, cronista parlamentaria, enviada especial …

En 1999 todo cambió, llegaron los portales de Internet. En Terra hacíamos el mismo periodismo, pero en digital. Curiosamente, en aquellos años, los foros eran considerados meros servicios sin ninguna relevancia y , sin embargo,  fueron el germen de la explosión “social” que vivimos actualmente. Eran otros tiempos, era  el momento de la euforia, triunfaban los foros de contactos, sexo y fútbol. Nuestra forma de hacer periodismo se fundamentaba en la innovación tecnológica:  interactivos, galerías de imágenes, vídeos, audios … Pienso en los tremendos presupuestos para desarrollos. Montar una web era un dineral, varios miles de euros… Ahora es gratis.

En 2011, ya ven, tengo mi propio medio de comunicación, este pequeño WordPress.

Contar una historia no es empresa fácil, es un trabajo artesano basado en la documentación, el análisis y la síntesis, no importa el formato ni la extensión. Es precisamente ahora, en estos tiempos locos de saturación informativa,  cuando la figura del periodista adquiere una gran importancia. Creo, de veras, que su nueva labor pasa por  analizar y aprovechar todo ese caudal de información que el ciudadano lanza a la red de forma caótica y desordenada … Pero, también, de forma gratuita.

La tecnología es el gran aliado del periodista, no sólo como herramienta sino también como plataforma para probar nuevos formatos, contenidos híbridos: contextos en los cuales el usuario pueda navegar por una historia usando textos, imágenes panorámicas, sensaciones 3D, audios … Nuevos conceptos para nuevos dispositivos como el iPad. Es, desde mi punto de vista, otro reto del periodista.

El periodista moderno es multidisciplinar, multipantalla, multiplataforma… Sabe narrar en imágenes, en vídeo o en textos. Puede componer un artículos, un post en FB o un tuit de 140 caracteres … El periodista de ahora tiene un iPhone ( o Android!) porque esa es su principal herramienta de trabajo.

El trabajo de las dos ‘t’

Tengo más opiniones, puntos de vista que coinciden a la perfección con los argumentos expresado por otros profesionales. Les voy a dejar varias reflexiones, todas extraídas del fantástico eBook  “Reflexiones sobre Periodismo, lo que dejó 2010 y lo que se viene en 2011” de Esther Vargas (@esthervargasc)  y Sofía Pichihua (@zophiap):

Silvia Cobo (@silviacobo)

“El futuro de la mayoría de profesionales del periodismo es poco estable pero me temo que debemos acostumbrarnos a ello. Saldrán ganando aquellos que se hiperespecialicen, construyan su marca personal y sepan diversi ficar sus fuentes de ingresos para lograr vivir de ello. La red nos abre un camino. Otros serán capaces de crear sus propios medios: pequeños portales de nicho temático con estructuras ligeras que les permitirá ser suficientemente rentables.”

Javier F. Barrera (@juanlarzabal)

“Si algo certifica 2010 es que el periodismo y los medios, para sobrevivir, deben volver a sus orígenes. Al trabajo de las dos ‘t’. El todoterreno: trabajo y talento. Contrastar las noticias y salir a la calle (y también a la red) a buscarlas. Recolectar testimonios y contar historias. Las que importan aquí y en Constantinopla, en Tombuctú y en el Iguazú. Sobrevivirán en 2011 los medios y los periodistas que amen con pasión su trabajo y salgan cada mañana de su casa con el afán de contar una historia que se distribuya por todos los medios. Y que sepan hacer, precisamente, estas dos cosas.”

Cristina F. Pereda (@onewayoranother)

“Los lectores han avanzado más rápido que los profesionales de la comunicación. En muchos casos, ellos han impulsado el cambio. Estamos obligados a seguirlos. Estamos obligados a colaborar con ellos para averiguar cuál es el siguiente paso. Camino sólo hay uno: periodismo. La labor profesional de quienes dedican su trabajo a compartir información incluye ahora una tarea más: la de recabar datos allí donde están los lectores –ya sea en la calle o en las redes sociales– … dejemos atrás la idea de que la red pone en peligro nuestro trabajo, nuestros privilegios, nuestros recursos. Somos privilegiados por poder trabajar en un nuevo ecosistema que sólo nos aporta nuevos recursos. ¿A qué esperamos?”

José Luis Orihuela (@jlori)

“Hay futuro para el periodismo no complaciente, inteligente, crí tico, bien escrito y bien dicho, para la creatividad aplicada a la visualización de la información, para una mayor y mejor articulación con las audiencias convertidas en usuarios.”

José Manuel Rodríguez (@rpicallo)

“… seguirán potenciándose y creándose marcas personales de periodistas que por sí solos acumulan audiencia o credibilidad al nivel de algunos medios. Y ese camino lleva al lento declive de las marcas como referentes, en favor de quienes encuentran y cuentan las historias. Por último, creo que se acentuará el proceso por el que el periodismo es o debería ser cada vez más humilde, abierto y honesto.”

Mario Tascón (@mtascon)

“Uno de los caminos que se vislumbran con más claridad en el desarrollo del periodismo es el que podemos trazar a nivel local. Por ejemplo, se aprecia en las operaciones pequeñas en las que grupos de periodistas .. han organizado medios profesionales que están triunfando. No son empresas de cientos de empleados, pero viven de ellas algunas decenas. En determinadas localidades son incluso grupos de tres o cuatro personas quienes, con ayuda de las comunidades, han podido poner en marcha digitales de cierta calidad.

Son webs con periodistas que desarrollan una labor casi de guías de su zona, acompañados de un fuerte protagonismo de la comu nidad en la jerarquización e, incluso, en la producción de noticias, junto a una granja de blogs locales y módulos interactivos, además del tiempo, la cartelera y demás. Son desarrollos que competirán con el de Facebook Places y, un poco más adelante, con el que presente Twitter. El uso de la geolocalización de las informaciones como tenden cia daría para todo un libro y esto es un artículo.”

Termino este artículo con otra frase de Kapuściński:

La fuente principal de nuestro conocimiento periodístico son <<los otros>> … La relación con los seres humanos es el elemento imprescindible de nuestro trabajo”.

Pues, precisamente <<los otros>> son los protagonistas de los nuevos medios, los sociales.

Ahhh!! No… Termino con la recomendación de visitar www.clasesdeperiodismo.com , un sitio único creado por la periodista peruana Esther Vargas. Una web  para aprender sobre las nuevas competencias para ejercer de cronista en la era de la web social.

* LosmediosespañolesafrontanunotoñocalienteagolpedeajustesdeplantillaElEconomistatambiénplaneaunEREtemporal

 

 

4 comentarios

  1. Enrique M.Cabello dice:

    Nunca me he fiado de las corporaciones, de las grandes y de las manipuladoras. Ha habido siempre un afán obligado y desmedido por ir delante de las preferencias de los ciudadanos de a pie. No van a ser menos las redes sociales. Ahí tenemos la cada vez más grande preocupación de los poderes económicos y políticos por “estar” no sólo para conocer qué demanda la gente, más bien para “modelar” los deseos de la gente. Pero siempre están muy a su pesar esos movimientos de acción como el que impulsan los profesionales de la información veraz y no domesticada:”Periodismo real ya” Bienvenidos seais

  2. HENRY PEREZ dice:

    Siempre el cambio genera resistencia, lo nuevo genera temor, perder el poder para algunos potentados les causa las dos situaciones anteriores, ganar el poder para la mayoría del pueblo significa libertad. No solo de prensa, sino como ddrecho humano de comunicarse.
    Las redes sociales son un salto al futuro para todos, periodistas y consumidores, ahora juntos generaremos la noticia, sin perder de vista lo técnico, lo profesional y el criterio que solo lo académico y la vocación da al periodista.

    Saludos.
    Henry

    • sorayapa dice:

      Hola Henry y gracias por dejar tu comentario. Sí, estamos asistiendo a cambios profundos, la gran revolución digital está coincidiendo con la ruina de Europa. Una nueva sociedad se está gestando …

Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *