Política de Cookies

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra página de: Política de Cookies.

Soy ….

Soraya Cronista compulsiva. Periodista por vocación y de formación. Consultora NTIC por experiencia. Mi pasión es mi hija. Me gusta el café. Más sobre mí.

RSSTwitterFacebookLinkedinYoutubegoogleplus

Suscríbete al blog!

RSS

Sólo tienes que incluir tu dirección de email y pulsar ok. Recibirás los nuevos post en tu correo.

………. O vía Rss

Soraya Paniagua

Hemeroteca

Mis Favoritos en Twitter

18 febrero, 2013 Posted by sorayapa Publicado en Impresión 3D, Makers
6 comentarios

De RepRap a Makerbot: la impresión 3D y la manufactura personal

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Impresora Cube, de ·D Systems.Actualmente, cualquier ciudadano puede construir su propia impresora 3D por 189 dólares, o comprar una ya montada por 449. Son máquinas capaces de fabricar objetos físicos en pocas horas con solo apretar un botón. Se puede imprimir una taza, una linterna o la carcasa de un teléfono móvil. Actualmente, cualquier hogar puede ser una fábrica. Bienvenidos a un nuevo reto para la humanidad, bienvenidos a la manufactura personal.

En pocos años, millones de hogares de todo el mundo dispondrán de su propia impresora 3D. No será necesario ir a comprar una percha o un juguete, descargaremos el modelo de Internet y lo imprimiremos en casa. Ya se pueden imprimir infinidad de objetos como zapatos, ropa, instrumentos musicales, armas, obras de arte, prótesis o lámparas. También se puede imprimir comida. Con la  bioimpresión se crearán órganos humanos, y en un futuro, no muy lejano, se imprimirán edificios, estaciones espaciales o incluso dispositivos electrónicos integrados.

 Fabbers

En el año 2000 en los ambientes geek ya comenzaba a sonar un nuevo término, Fabbers. Con esta contracción, de “fabricante digital”, se hacía referencia a las máquinas capaces de convertir los datos digitales en productos físicos. Sin embargo, los precios de las impresoras tridimensionales eran prohibitivos, oscilaban entre los 48 000 y los 800.000 dólares. Entre 1988 y el año 2000 se vendieron unas 5.500 impresoras en todo el mundo,  para uso industrial y científico.

En los primeros años del siglo XXI (entre 2006 y 2007) coincidieron y convergieron una serie de avances tecnológicos que, a día de hoy, son los que están  propiciando nuevos y apasionantes retos para la humanidad. Se están sentando las bases para la transición desde un modelo de producción industrial a un modelo de manufactura personal. Vivimos ya en plena cultura “Maker”, el “hazlo tú mismo”.

RepRap Mendel.En 2005 el profesor Adrian Bowyer puso en marcha el proyecto RepRap, en la universidad inglesa de Bath, con el objetivo de crear una impresora 3D de bajo coste que, además, pudiera auto-replicarse (es decir, que pudiera imprimir sus propios componentes para crear otra impresora igual). Paralelamente, en Italia, surgía el proyecto Arduino, un  microcontrolador barato y un entorno de desarrollo compatible con cualquier sistema operativo. Inmediatamente RepRap incorporó Arduino. En  2006 se prueba el primer prototipo y en 2008 se lanza RepRap 1.0 “Darwin”. RepRap es un proyecto abierto y colaborativo. Actualmente es la impresora 3D más utilizada entre los miembros globales de la Comunidad Maker. Hay varios modelos: Prusa Mendel, Huxley, Mendel, etc.

Es, también, en 2005 cuando el profesor Hod Lipson y su alumno Evan Malone, de la universidad americana de Cornell,  Fundan Fab@Home, un proyecto inspirado en el mítico Altair 8800 que desencadenó la revolución de la informática doméstica. Fue el primer ordenador de bajo coste, abierto a la comunidad hacker. Así, el reto de Fab@Home fue el de generar el mismo efecto en el ámbito de la impresión 3D, propiciando el hardware abierto. El lanzamiento del primer modelo de Fab@home fue en 2006. En 2012 se cerró el proyecto, los objetivos se habían cumplido.

 Makerbot

 Replicator 2, Makerbot.Aprovechando los avances de RepRap, en 2009 surgió Makerbot Industries con la idea de poner en el mercado un Kit de impresora 3D que pudiera ser ensamblado por cualquiera (similar a los muebles de Ikea). Makerbot es fundada, en Nueva York, por  Bre Pettis, Adam Mayer, y Zach “Hoeken” Smith. Smith había participado en la creación de RepRap.

Las impresoras Makerbot fueron de hardware abierto hasta el verano de 2012 cuando se lanza la Replicator 2. Makerbot decidió cerrar el diseño de su nueva impresora lo que generó un gran malestar en la comunidad de dearrolladores (les dejo el post de Bre Pettis justificando su decisión y los comentarios al respecto: Fixing misinformation with information).

Cerró una puerta y abrió otra. El 20 de septiembre de 2012 Makerbot inauguró la primera tienda física de impresoras 3D. El nuevo rumbo de Makerbot es absolutamente comercial, ya no se trata de “trastear” sino de impulsar  la manufactura personal, de conseguir que el consumidor de a pie pueda tener una impresora 3D en su casa.

Hoy en día hay más de 130 fabricantes en todo el mundo que comercializan kits DIY o impresoras ya ensambladas (Comparativa de impresoras 3d, 2012). Pero los fabricantes más populares son:

Primera encuesta a la Comunidad 3D. Mayo 2012.

Paralelamente a la impresora, Makerbot desarrolló otra iniciativa no menos importante, la comunidad Thingiverse,  para compartir diseños de forma libre.

 CAD

Hasta ahora sólo hemos hablado de hardware, pero de nada sirve tener una impresora 3D si no disponemos de modelos para imprimir. Aquí interviene el software de diseño asistido por ordenador (CAD) que permite generar modelos para su impresión en 3D. Actualmente hay numerosos sitios donde descargarse, de forma gratuita, infinidad de modelos. También vemos que los precios han caído de forma dramática, por ejemplo SketchUp dispone de una versión gratuita y una versión Pro que no llega a los 500 euros.

 La subcultura Maker

El concepto de manufactura personal se asocia  a una reciente subcultura denominada Maker que incluye el DIY (do it your self, hazlo tú mismo) y el Do It With Others (DIWO o hazlo con otros). Esta nueva forma de cultura se despliega en los  hackerspaces, espacios físicos donde la gente puede compartir ideas, herramientas y conocimientos.

En España hay numerosos entusiastas de la cultura Maker, personalmente sigo los pasos de  Jon Bengoetxea que, junto con un grupo de amigos,  ha creado un hackerspace en San Sebastián. Os dejo la Wiki de: hackerspaces en España.

 Historia de la impresión 3D

La impresión 3D fue originalmente denominada estereolitografía (SLA en inglés) por su inventor, Charles Hull en 1984. El método implicaba el uso de láser para calentar y combinar capas de resina. En 1986 patentó su idea y fundó  3D Systems, donde desarrollaron el “aparato estereolitografía”, que se puede considerar como la  primera impresora 3D. La máquina era un prototipo. Un modelo mejorando se comercializó en 1988, el SLA-2502.

Por esas mismas fechas, en la Universidad de Texas en Austin, Carl Deckard y  Joe Beaman ya estaba investigando otro método de impresión en tres dimensiones, el Selective Laser Sintering (SLS),  un proceso basado en el uso de láser de alta potencia para fusionar pequeñas partículas de plástico, metal, cerámica o polvos de vidrio en formas tridimensionales. En 1988 la facultad co-funda la startup DTM Corporate donde Deckard y Beaman comienzan a trabajar en el diseño y construcción de  una máquina. La primera impresora estuvo a disposición en 1992.

Otra tecnología de impresión es el Modelado por Deposición Fundida (FDM). Fue una idea original de Scott Crump en 1988, que un año más tarde fundó  Stratasys. Su primera máquina FDM salió al mercado en 1992, la 3D Modeler.

El Instituto Tecnológico de Massachusetts fue el  siguiente en patentar una nueva tecnología y también el término  “impresión 3D“. Dos estudiantes de posgrado Jim Bredt y Tim Anderson modificaron una impresora de inyección de tinta para suministrar un fluido adherente sobre un lecho de polvo, en vez de usar láser o calor. La impresora  tridimensional (3PD) fue patentada por el MIT en 1993, en 1995 Bredt y Anderson fundaron  Z Corporation quedándose con la licencia en exclusiva ( Z Corporation  fue adquirido por 3D ​​Systems en 2012).

Espero que hayan disfrutado de esta historia y les agradeceré si aportan  comentarios o correcciones. Ha sido bastante complicado ordenar todo este conocimiento. Gracias!

Más fuentes de información:

6 comentarios

  1. Interesante artículo; espero que en menos de 2 décadas esto sea posible y cada uno tengamos a un modisto dentro para confeccionar nuestro propios diseños de ropa, calzado, etc… la impresión 3D y la manufactura personal.

    En Tomelloso, donde conocí a sorayapa, vamos a realizar un evento gratuito donde estáis invitados todos los interesados.

    WEB: https://sites.google.com/site/elinternardelascosas/

    Un saludo a Soraya y a todos los lectores!!!

    • Protorap dice:

      Interesante tu articulo, pero no es tan fácil como parece, estoy de acuerdo que lo mas fácil es la impresión, pero para lograr una impresión de calidad, modelos de ingeniería, se requiere un procesamiento computarizado del modelo donde es clave tener conocimientos de diseño y materiales.

  2. RAScomRAS dice:

    Muy buen articulo Soraya, pero comentarte que en España tenemos el primer repositorio de objetos 3D imprimibles de habla hispana. http://www.rascomras.com. Un saludo

  3. max dice:

    Gracias a Uds. pude enterarme de lo maravilloso que es a lo que se refirieron -impresión 3D-……un paso… en el futuro¡

  4. Pedro dice:

    10 años después las empresas te cobrarán por los diseños y la materia prima

Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *