Política de Cookies

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra página de: Política de Cookies.

Soy ….

Soraya Cronista compulsiva. Periodista por vocación y de formación. Consultora NTIC por experiencia. Mi pasión es mi hija. Me gusta el café. Más sobre mí.

RSSTwitterFacebookLinkedinYoutubegoogleplus

Suscríbete al blog!

RSS

Sólo tienes que incluir tu dirección de email y pulsar ok. Recibirás los nuevos post en tu correo.

………. O vía Rss

Soraya Paniagua

Hemeroteca

Mis Favoritos en Twitter

26 diciembre, 2017 Posted by sorayapa Publicado en Lo que pienso
sin comentarios

Mis cinco años como periodista autónoma

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Termina 2017 y cumplo cinco años como periodista autónoma. Está siendo un camino difícil pero lleno de satisfacciones y aprendizajes. Este post va sobre medios sociales, sobre el trabajo en la era digital y sobre el alto precio de la independencia laboral. Este post va sobre los autónomos y va sobre mí.

Caricatura dibujada por mi sobrina Paula Paniagua

Caricatura mía, dibujada por mi sobrina Paula Paniagua

Me encantaría escribir crónicas todos los días, pero no puedo. Tengo que pagar facturas. Escribo por satisfacción personal, sin publicidad ni patrocinio. Escribo al más puro estilo blogger: cuando tengo tiempo. No obstante, este es mi propio medio de comunicación, un blog que desde hace nueve años me ha permitido profundizar y plasmar el conocimiento tecnológico y el ecosistema de las startups españolas más disruptivas.

Desde 2012 soy periodista autónoma. Presto servicios, a instituciones y empresas, en el ámbito de la comunicación digital, el marketing de contenidos y la consultoría en divulgación tecnológica. A la hora de hacer balance de estos cinco años, tengo muchos motivos para estar básicamente contenta. Mis clientes son grandes y pequeñas empresas, todas de reconocido de prestigio, con las que me implico personal y profesionalmente. 

El trabajo

En estos años he diseñado y desarrollado proyectos innovadores y de éxito. He publicado guías sobre redes sociales, he impartido mucha formación, he participado en congresos y he dado charlas. Sí, estoy contenta y me siento afortunada de trabajar en mi oficio, el de periodista.

El mío es un trabajo artesanal que va desde la estrategia, y la generación de contenidos, a la gestión pura y dura de cuentas corporativas en redes sociales. Quiero dejar claro que para hacer estrategia hay que vivir a diario el entorno social, porque la evolución y transformación de las redes es trepidante.

Hay que tener en cuenta que la comunicación y el marketing en los medios sociales es una disciplina reciente. Podría señalar el 2010 como el año en el que las grandes corporaciones españolas comenzaron a mostrar interés por las redes sociales. Siete años después, muchas de ellas se han convertido en auténticas factorías de contenidos, son de facto medios de comunicación.

Ahora lo que percibo es un gran interés por parte de las pymes. Se han dado cuenta, por fin, de las grandes ventajas que aportan los medios sociales. Son cada vez más proactivas, dinámicas y creativas. En marca personal también se está produciendo un importante avance. Cada vez son más los ejecutivos o emprendedores que buscan ayuda externa a la hora de construir su propio marketing.

La gestión del día a día

A nivel de gestión, el WhatsApp se ha convertido en un “must”. Podría decir que el 50 % de la relación con mis clientes es con esta herramienta. Permite gestionar en tiempo real y con una tremenda flexibilidad. Pero cuando trabajas para empresas medianas o grandes el tema se complica y debes adaptarte a los entornos que manejan los clientes. Hay herramientas de todo tipo: de proyectos, de flujos de trabajo, traducciones, videoconferencias, gestores de redes sociales, etc. En este sentido hay que estar siempre dispuestos a usarlas sin cuestionar nada. En mi trabajo, el aprendizaje continuo tiene que ver con la propia supervivencia.

Trabajar en movilidad es otra parte básica y fundamental. Postear en el metro, responder mails entre reuniones o seleccionar contenidos en la cola del supermercado es lo normal.

A la hora de gestionar las redes, aún es posible moverse por las modalidades gratuitas. Pero todo depende del número de cuentas a gestionar.

Las condiciones del autónomo

La independencia laboral tiene un precio muy alto. Las condiciones del trabajo autónomo son lamentables y se agravan en el ecosistema digital. No es solo en España, es un asunto global.

Paradójicamente la nueva economía digital nos retrotrae a tiempos remotos donde los trabajadores apenas tenían derechos. El autónomo digital no tiene días libres (no ya vacaciones o fines de semana), ni paro, ni pagas extras, ni seguro médico. Tampoco cobra todos los meses. No hace huelgas, no puede permitirse estar enfermo y su horizonte es una jubilación de miseria. El autónomo digital vive siempre ON, conectado 24 horas al día, siete días a la semana. Somos el tipo de trabajador que todo Gobierno quiere tener.

En general, los autónomos somos la fuente más numerosa de ingresos para las arcas del Estado, además de recaudadores de impuestos, y sin embargo somos unos parias, una clase social sin reconocimiento ni identidad. El autónomo ni es empleado, ni es empresario. No es de derechas ni de izquierdas. No tiene sindicato ni patronal. Los derechos adquiridos son privilegios de funcionarios y trabajadores por cuenta ajena.

Una realidad tremendamente injusta pero que parece no existir. Yo misma me sorprendo de la nula reacción social, de que no hagamos nada al respecto siendo tan evidente el agravio.

El otro gran escollo del trabajo autónomo es el salto a cierta profesionalización. Ser tu propia empresa es como montar en una montaña rusa, de repente se acumula el trabajo y un buen día te quedas sin tu mejor cliente. No te atreves a contratar porque vives en la incertidumbre, pero además tampoco tienes liquidez ni tiempo para delegar. Las tareas del día a día te arrastran inevitablemente. No obstante, con determinación e inversión todo es posible. Eso sí, debes tener ganas de crecer. A veces es más rentable, emocionalmente, quedarse en el mismo sitio.

La contabilidad

Un autónomo puede gestionar perfectamente sus cuentas, la relación con Hacienda y la Seguridad Social. Mi experiencia en este sentido en bastante positiva, pero claro, una vez superada la fase inicial de frustración, la del enfado con la usabilidad de los entornos. Liquidar los impuestos es bastante fácil y rápido. Llevar las cuentas al día y facturar es cuestión de organizarse.

Las sensaciones

No quiero extenderme mucho más, pero tampoco quiero terminar sin hablar de ciertas sensaciones. Ya pasó la borrachera inicial de las redes sociales. Ha muerto la ilusión de un mundo absolutamente democrático y libre, la idea de un Estado Ciudadano global y digital capaz de derribar gobiernos y cambiar sistemas anticuados. La mentira y la manipulación campan libremente por las redes. La realidad nos ha explotado en la cara y la perversión de la información es moneda común, sobre todo con fines políticos. Era de esperar, siempre ocurre. La lectura positiva es que ahora la gente sabe que debe filtrar muy bien las noticias que fluyen por las redes, que debe acudir a fuentes fiables y de calidad.  El terreno de juego vuelve a cambiar.

La conclusión

Este post es la exposición de una realidad que vivo en primera persona. Puedo trabajar en Madrid o en Berlín, levantarme tarde o quedarme en pijama todo el día, pero el precio de esta libertad laboral es muy alto y hay que estar dispuesto a asumirlo. Yo lo hago día a día con orgullo y satisfacción.

Postdata: voy a intentar escribir más en mi blog, voy a intentar escribir más en mi blog en 2018, voy a intentar …

Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *